Regresar al Blog

Los 4 mandamientos para no depender del transporte público.

 
Seamos o no usuarios de los diferentes medios de transporte público de Nicaragua, estamos muy enterados de lo incómodo y complicado que es movernos de un lugar a otro haciendo uso de un bus, taxi o caponera.

Constantemente nos quejamos de un mal servicio de transporte urbano, de la violación a las señales de tránsito y la mala actitud que muchos de los conductores tienen a menudo. También nos quejamos por la gran inseguridad que vivimos en los buses, robos, abusos, y un poco de todo en el mal sentido.

67937049_l.jpg

¿Te sentís identificado? Seguí leyendo…

Así que la pregunta del millón es: ¿cómo podemos combatir esta problemática para tener una mejor experiencia de transporte?, cuando sabemos que aún no ganamos lo suficiente para comprar nuestro carro, o incluso nuestra moto, porque admitámoslo,  quizás una de las razones para no tener un vehículo es que no tenemos la plata para asumirlo.

Aún así, son muchas las opciones, y si tenés un ingreso estable ya vas por buen camino, pero conste, requieren de mucho esfuerzo, disciplina y por supuesto un enorme deseo de no regresar al bus. Así que vamos lo que podes hacer en un periodo de 6 meses.

 

1. Amá a tu crédito como a vos mismo:

Antes de soñar con la posibilidad de auto, debés aprender a cuidar tu crédito, pues es la base fundamental de todo préstamo e inclusive de oportunidades laborales. Algunas empresas piden un registro completo de tu estatus crediticio, ya que eso habla de tu habilidad para gestionar tu dinero y cumplir con tus responsabilidades.

Para ser sujeto de crédito necesitás al menos 6 meses de estabilidad laboral. Trata de no adquirir deudas tan significativas, o que no pasen de más del 20 % de ingreso mensual, ya que así garantizás que poder asumir mes a mes lo que debés.

 

2. Ahorrá la prima de tu moto o carro desde tu primer empleo:

Si sos joven, ingresando a la industrial laboral. ALTO. Este podría ser el consejo que define en que te transportas de aquí a 6 meses. Si, esto es serio. Y es que sucede que en la juventud, lo que más queremos hacer con nuestro primer salario es disfrutarlo al máximo en experiencias más fugaces  que un arbolito de navidad a base de pólvora, de seguro has visto uno y lo rápido que se apaga.

Despilfarrar es un sentimiento muy natural pero no dejés que el vivir hoy te aleje del mañana. Comenzá ya a dejar un 20% de tus ingresos. Buscá el banco de tu preferencia y preguntá incluso si podés usar la opción  de plazo congelado, esto significa un ahorro por un tiempo definido en el cual no podrás retirar un centavo, sin embargo, iras ganando intereses sobre el préstamo.

Aquí te dejamos información útil sobre los bancos que tienen planes de financiamiento de vehículos, analiza hoy ese objetivo soñado y comenzá a ahorrar por el.

 

3. Descubrí cuál modelo se ajusta mejor a tus necesidades y posibilidades

Todos tenemos un gusto definido de nuestro carro ideal pero ¡Calma! Cuando se hace una compra tan significativa como tu primer vehículo, existen muchas cosas que debemos de tomar en cuenta. Aquí te dejamos una lista de factores a considerar para iniciar el proceso de compra:

  • Analizá cuáles son tus necesidades: los modelos varían en dependencia de los usos a los cuales destinés tu vehículo. Por ejemplo, si tu trabajo implica carga pesada; podés considerar una camioneta con tina, si solo necesitás un carro para ir a la universidad o al trabajo dentro de la ciudad; entonces un vehículo pequeño con bajo consumo de combustible sería ideal.
  • Investigá cuáles son los modelos de vehículos que encajan con tus necesidades: existen muchas marcas que ofrecen vehículos con características muy similares, tomá el tiempo necesario para ver cada modelo detenidamente y escoger el que mejor se ajuste a tus necesidades y presupuesto.
  • Buscá reseñas de tus modelos favoritos: no existe mejor publicidad que los testimonios de los usuarios, por eso es importante leer reseñas y opiniones de usuarios que tengan el mismo modelo.
  • Averiguá los costos de mantenimiento: muchas veces vemos precios de “ganga” en ferias de vehículos o temporadas especiales, pero no te emocionés tan rápido, tomá el tiempo necesario para averiguar costos de mantenimientos, seguros, etc.

4. Acercate al concesionario de vehículos de tu preferencias.

Es muy importante que escojás un lugar que tenga una larga trayectoria y una reputación intachable, esto te dará seguridad y confianza al momento de la compra, además que podés estar  seguro que contás con la garantía necesaria.

Para mayor información sobre cómo obtener tu vehículo propio y diferentes tips de ahorro, descargá nuestro Ebook aquí:

FLUJO1-01

Descargar Ebook